fbpx

Desde hace muchos años, la fascinación de la Vía Ferrata ha atraído y sigue atrayendo a muchos excursionistas al Valle de Tena.

Pero, ¿qué es exactamente una vía ferrata y que vías hay en el Valle de Tena?

¿Qué es una vía ferrata?

Una vía ferrata es un recorrido en una pared, generalmente vertical, equipado con estructuras artificiales y equipos para facilitar el acceso y garantizar la seguridad.

Se pueden encontrar en múltiples zonas de montaña, pero el pirineo aragonés en particular es una zona popular en este tipo de rutas.

El origen de las vías ferrata se remonta a los tiempos de guerra: de hecho, fueron construidas por soldados italianos para extender los puestos de guerra y moverse más rápido. Hoy en día, nos permiten disfrutar de unas vistas impresionantes aunque no seamos montañeros experimentados.

Hay muchos tipos de vías ferrata, desde las más sencillas, similares a una caminata algo más exigente, hasta las más difíciles, más parecidas a las rutas de escalada.

Entonces, ¿cómo podemos saber qué vía ferrata se adecúa a nuestro nivel de habilidad y experiencia?

Mediante clasificaciones que indican su dificultad. En España, las vías ferratas pueden ser:

  • K1 = Fácil: un itinerario equipado con poca exposición y largos tramos de paseo por senderos. Buenas protecciones fijas, en su mayoría cuerdas metálicas fijas o cadenas, utilizadas para aumentar la seguridad en la ruta.
  • K2 = Ligeramente difícil: vía ferrata corta con poca exposición. El itinerario se caracteriza por la presencia de corredores, chimeneas y cortos tramos verticales equipados con cadenas, cuerdas, estribos y escaleras para facilitar el paso;
  • K3 = Moderada: ruta de longitud media con exposición media.
  • K4= Difícil: ruta de longitud media, que requiere una buena condición física y habilidades técnicas. La ruta es principalmente vertical, pero puede haber algunos pasajes salientes. Ruta equipada con cadenas, cuerdas, estribos y escaleras.
  • K5 = Muy difícil: vía ferrata con pasajes muy expuestos y técnicos que requieren una buena condición física y habilidades técnicas. La ruta es vertical y los salientes tienen ayudas artificiales. Ruta equipada con cadenas, cuerdas, estribos y escaleras.
  • K6 = Extremadamente difícil: ruta con varios pasajes muy expuestos y secuencias técnicas. Para aumentar la dificultad, las presas artificiales se reducen al máximo. Se requieren excelentes conocimientos técnicos y una buena formación.

Vías ferratas en el Valle de Tena

Como ya hemos mencionado el pirineo Aragonés es una de las mejores zonas para vías ferratas de toda Europa, en el Valle de Tena podemos encontrar las siguientes:

Vía ferrata Escarilla

Se trata de la vía ferrata más sencilla que encontramos en este valle, destinada a las personas que están empezando en este terreno.

Vía ferrata de Santa Elena

En este caso también hablamos de una vía ferrata de iniciación. Perfecta para que los que están empezando o quieren hacer un poco de ejercicio y disfrutar de buenas vistas con toda la familia. Está ubicada al principio del Valle de Tena, y deberás ascender hasta la ermita de Santa Elena, de la cual obtiene su nombre.

La duración de la misma dependerá del nivel que dispongas pero en menos de 2 horas podrás haberla recorrido completamente, y podrás disfrutar de otros placeres del pirineo.

Vía ferrata de la Cascada Sorrosal

Esta vía ferrata la encontramos en el municipio de Broto, y se llama así porque hay que escalar por el interior del barranco de la cascada del Sorrosal hasta que alcancemos un mirador. Es uno de las vías ferratas más bonitas que podemos encontrar en todo el Valle.

Si hablamos de dificultad es un poco más compleja que las vías descritas hasta ahora, pero en un periodo de 4 horas deberías haber completado el recorrido sin mayores dificultades.

Además de las 3 vías ferratas mencionadas podrás encontrar otras combinaciones y vías ferratas como por ejemplo la vía ferrata de Siala, que se encuentra en el lado del pirineo francés.

Otras actividades que no puedes perderte en el Valle de Tena

Esta es sin duda nuestra tirolina doble, la más larga de toda Europa.

Te mostramos un vídeo para que la veas en acción:

¿Cómo se aborda correctamente una vía ferrata?


Cualquier persona puede realizar una vía ferrata, siendo importante en cualquier caso aplicar las medidas de seguridad necesarias: utilizar las protecciones fijas, poner las manos y los pies en el lugar adecuado…  

Los dos principios más importantes al escalar una vía ferrata son:

  • No te caigas
  • Asegúrate siempre del cable.

Esto último se aplica incluso, aunque seas un montañero experimentado y hayas adquirido cierta seguridad. Al fin y al cabo, en la montaña incluso los pequeños errores pueden tener consecuencias fatales.

Recuerda llevar siempre todo el material de protección.

Nunca se pueden descartar influencias externas, como por ejemplo la caída de rocas o cables en mal estado que causen un corte en la mano y una posible infección.

De esta forma los guantes y el casco de protección son accesorios indispensables.