Tirolina Valle de Tena · Hoz de Jaca

Seleccionar página

¡Aún queda mucho verano por delante!

Empezamos la segunda quincena del mes de agosto, y muchos acabáis de llegar al valle de Tena. Un lugar perfecto para disfrutar de sus montañas, sus caminos, sus cascadas e ibones.

¿Venís con niños? En primer lugar, si son muy pequeños, recuerda que podéis alquilar mochilas portabebés en Gorgol Free Mountain, ¡os atenderán encantados!

Camino al Ibón de Piedradfita. Foto: Cima Norte

Y ahora que ya lo tenéis todo, ¡nos ponemos a andar! Aquí os dejamos 5 planes perfectos. Por cierto, si pincháis en el título descubriréis todos los detalles de la ruta gracia a Wikiloc.

  1. Ibón de Espelunciecha.  Es sin duda uno de los ibones con más encanto del valle, y su acceso es perfecto para ir con niños. Sólo tenéis que aparcar en el párking Portalet de la estación de esquí de Formigal, y desde ahí caminar hacia arriba durante una media hora (pongamos una hora a paso niño, cogiendo saltamontes por el camino). Pasaréis por la Yurta, una auténtica cabaña mongola que sirve de cafetería de la estación durante el invierno. Y justo después, llegaréis a uno de los ibones más bonitos del Pirineo. ¡Esos chillidos que oís son las marmotas que os están observando!
  2. Ibón de Piedrafita. Otro ibón con encanto, esta vez bajo la Sierra de la Partacua. Para llegar a él tenéis que aparcar junto a Lacuniacha (visita también muy recomendable con peques). Desde ahí caminaréis alrededor de una hora, para llegar a este bello lago de montañas desde donde, si tenéis suerte, podréis ver sarrios en libertad.
  3. Hoz de Jaca- Santa Elena. Esta ruta empieza justo cuando termina el recorrido de Tirolina Valle de Tena. Desde ahí comienza una aventura bella, divertida y con historia, hasta el completo de Santa Elena.
  4. Vuelta al pantano de Lanuza. Un camino que no requiere esfuerzo porque no realizas ninguna subida, pero que tiene unas vistas increíbles a pesar de estar a poca altitud. El camino empieza en Sallent de Gállego, justo donde se encuentra el primer puente del pueblo, en la primera circunvalación. Desde ahí caminaréis por bosque, pradera, camino y volveréis de nuevo al bosque. Es fácil, bonito, divertido. Y hasta encontraréis un panel de señalización con los picos que estáis viendo al fondo. Desde aquí, además, tenéis la oportunidad de coger esa «foto de postal» del valle de Tena, con la Foratata como protagonista.
  5. Paseo del camino de Las Palizas. A pesar de que el nombre no sea muy provocador, os podemos asegurar que este paseo de Panticosa al Pueyo de Jaca siguiendo el curso del río Caldarés es uno de los IMPRESCINDIBLES en vuestra visita al valle de Tena. Podéis empezarlo o bien en El Pueyo, justo en el puente de La Celine, o en Panticosa, saliendo desde el párking de la estación.